Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

FUERO DE VALLUNQUERA (TOMADO DEL FUERO DE OLMILLOS).

Olmillos nace con la repoblación de los siglos IX-X. Al amparo de los castillos de Ubierna (884), Burgos (884) y Castrojeriz (882), la expansión repobladora asienta pequeñas pero numerosas poblaciones a lo largo de nuestra provincia, apareciendo Olmillos con el nombre de Villaolmillos en la documentación de finales del siglo XI.

Olmillos es uno de los primeros pueblos del alfoz de Castrojeriz que tiene fuero. En efecto, cuando Alfonso VI concede a la localidad de Vallunquera, próxima a Castrojeriz, en 1102, los fueros de Olmillos y de Isar, eso viene a significar que Olmillos no sólo tenía fuero, sino que, en palabras del historiador Julio González, era de general aplicación en todo el alfoz de Castrojeriz. La pena es que se haya perdido, aunque sería idéntico al que referimos de Vallunquera, que al fin y al cabo es una copia del de Olmillos y que transcribimos a continuación:

FUERO DE VALLUNQUERA (TOMADO DEL FUERO DE OLMILLOS)

A.H.N. Calatrava, R-196.

(Ed. J. GONZÁLEZ, AHDE, 16 (1945) 629-631).

1102-II-13, Lerma

Sub Christi nomine et eius gratia. Ego Aldefonsus, rex tocius Hyspaniae, cum consensu dilectissime uxoris mee Helisabet regina, facio hanc cartam firmatitis ad vos habitatores et populatores de Valiunchera, ut habeatis tantos et tales foros quales habent de Villa Olmiellos, et in tota alhoze de Castro ubi anbas ipsas villas sunt. Nec vicinos nec contra estraneos, nec in seruicio regis, nec in aliqua uestra, fazienda, non quero ut habeatis alium forum nisi ipsum eundem forum quod dedi ad uiliam de Olmiellos.

[1] Dono uobis forum ut non habeatis manneria nec fonsadera, et de todos pectos absoluo medietatem.

[2] Et qui sernam fecerit non det inforconem; et qui dederit inforcionem non faciat sernam, sed det mediam inforcionem. Sernam uero qui fecerit, faciat eam una uice intrante mense, et alia exeunte, et detur eis ad manducandum panem et vinum atque caro alium cibum conuenientem tempore.

[3] Et si homo uel femina exierit de Valionquera et in alio loco populauerit, siue in uilla de infançon, siue de rege, vadat cum sea hereditate et cum sea bona ubicumque uoluerit.

Et omnes istos foros sint uobis datos et confirmatos euo perhenni.

Hoc autem facio uobis pro remedio anime mee atque parentum meorum, ut Deum habeam pium et propicium, ut, remisis omnibus peccatis meis, in consorcio angelorum merear habitare in celis. Et ideo uolo ut ab hodierno et deinceps omnis mala consuetudo de ipsa supradicta villa, scilicet, Valionquera sit abrasa et toto el foro de Olmiellos ibi sedeat confirmato et non perdant ipsum forum nec filios nec neptos, set habeant eum omnis generacio eorum iure hereditario in perpetuum.

Si aliquis tamen, quod fieri non credo, contra hoc meum factum ad disrumpendum uenerit, siue sit propincus meus eel extraneus, quisquis ille fuerit qui talia comiserit, sit excommunicates et maledictus, et a christianorum consorcio separates, et cum Datan et Abiron et cum Iuda, traditore domini nostri Ihesu Christi, in inferno inferiori maneat religatus, et hoc meum factum in cunctis plenam obtineat firmitatem. Pro temporali uero dampno, qui uos sine voluntate regis conturbare quesierit, pectet uobis auri puri liuras decem.

[4] De terminos autem de Valionchera qui eos disrrumperit, infançon eel uillano, pectet regi decem libras auri.

Facta hac carta firmitatis sub era Mª Cª Xª, die idus Febroarii. Et fuit roborata in palacio de Lerma, coram magno exercitu militum qui ibant cum rege Valenciam, decercare eam de moros.

Ego Aldefonsus, Dei gratia rex, quod feci roboro et confirmo.

Helisabet regina quod rex fecit confirmo.

Pelagius Erigus, cognomento Botan, notarius regis, scripsit et hoc signum fecit.

Queda claro en el preámbulo y en el punto tercero que el fuero de Vallunquera está tomado del de Olmillos y como los vecinos de Olmillos, los de Vallunquera gozarán de exención de mañería (reversión al señor de la heredad si el siervo fallecía sin descendencia), y fonsadera (prestación militar al servicio del señor), quedando reducidos a la mitad los demás tributos. En el caso de la infurción (tributo, en dinero o en especie, que se pagaba al señor de un lugar por razón del solar de las casas), que también queda reducida a la mitad, puede ser reemplazada por las sernas (prestaciones personales agrarias a favor del señor), reconociendo, por lo demás, libertad de movimientos a los labradores que no perderían sus heredades en caso de traslado a otro lugar. 

Para que veamos la importancia que tuvo Olmillos en los primeros siglos de su existencia, al serle concedido por merced real el privilegio del fuero.

En la próxima entrega hablaremos de los Cartagena, señores del castillo de Olmillos.