Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

Castillo de Olmillos de Sasamón (Burgos).

Declarado Monumento BIC el 22 de abril de 1949.

OLMILLOS DE SASAMÓN

MUNICIPIO: Sasamón. PROVINCIA: Burgos. TIPOLOGÍA: Castillo-Palacio. ESTADO DE CONSERVACIÓN: Restaurado. CRONOLOGÍA: Siglos XV-XVI. LOCALIZACIÓN: Olmillos de Sasamón. Latitud: 42º 23’ 49,70’’ N. Longitud: 4º 2’ 11,14’’ W. ACCESOS: A treinta kilómetros de Burgos por la Autovía León-Burgos. Salida 135. Allí tomar la BU-P-4041. EMPLAZAMIENTO: En llano.

DESCRIPCIÓN HISTÓRICA: La localidad de Olmillos aparece ya documentada en el siglo XI, siendo uno de los hitos fundamentales del Camino de Santiago, que hasta el siglo XIII discurría por la antigua calzada romana de Tarragona y Burdeos a Astorga. La familia de los Cartagena se vincula a la villa, asegurándose que habían comprado el pueblo a los condes de Castro, aunque más bien parece que lo obtuvieron de la orden de Calatrava con la que pleitearon por su posesión. Esta familia levantó el castillo a la entrada del pueblo, en un ligero altozano, castillo que sirvió de almacén y de punto fundamental a la hora de someter al pueblo a su señorío, aunque no fue habitado de forma permanente. 

      Es un bello palacio señorial con formas exteriores de fortaleza, que en 1440 se hallaba, según los documentos conservados, en plena construcción, bajo la iniciativa de don Pedro de Cartagena. Este personaje, regidor en Burgos, era hermano del obispo don Alonso de Cartagena e hijos ambos del rabino converso y posteriormente obispo de dicha ciudad don Pablo de Santa María. Su nieto del mismo nombre lo concluiría a finales del XV y principios del XVI, tras graves problemas con el concejo y vecindario[1]. Después de los Cartagena, pasó a manos de los vizcondes de Valoria durante toda la Edad Moderna y a los duques de Gor en el siglo XIX, sin mencionar a otros propietarios que se suceden a lo largo del pasado siglo como los Arteche Villabaso. El 22 de julio de 1812 la guerrilla de Santos Padilla, que hostigaba a la guarnición francesa que acababa de abandonar Sasamón, incendió el castillo. Actualmente se ha convertido en un establecimiento hotelero, tras la restauración que se efectuó en los años 1988 y 1989[2].

DESCRIPCIÓN ARQUITECTÓNICA: Rodeaba al castillo una barbacana y un recinto exterior. Del recinto exterior no queda prácticamente nada aunque tendría tres pequeñas torres en las esquinas y otras dos mayores al Sur, entre las que se encontraba la entrada, protegida por un matacán. Actualmente el castillo está rodeado de una barbacana, destacando al Norte dos cubos, mientras que al Sur terminan en dos torres cuadradas. En sus lienzos se abren saeteras y troneras. El castillo propiamente dicho consta de un cuadrado dividido en su centro en dos partes iguales a los que se adosa una torre del homenaje, que es la parte mejor conservada, apareciendo la flor de lis de los Cartagena en varios cubos y escaragüaitas[3] de la fortaleza. Los pisos tuvieron techumbre de madera labrada y un husillo comunicaba las diferentes plantas. La parte interior está iluminada por ventanas, algunas geminadas y otras con asientos labrados en los lados. Una pequeña puerta al Norte, junto a la torre, defendida al exterior por ladronera, daba salida a la barbacana. El interior del castillo se encontraba vacío tras el incendio, pero era evidente que tuvo sótano. En la planta baja, a la derecha, se apreciaba el recinto de la cocina con una enorme chimenea y en la parte izquierda de dicha planta, se percibían las trazas de la escalera de subida a la planta primera. Todo el interior ha sido adecuado para uso hostelero y se ha colocado una cubierta al patio de armas.


[1] ARCHVa. Pl. Civiles. Pérex Alonso (F.), Caja, 151, 1/152, 1. (1494-98): En esta fecha entrabla pleito el concejo de Olmillos contra Alonso de Cartagena, a quien acusan de imponerles pesadas cargas, tributos costosos y obligándoles a destintas prestaciones. AGS. Registro General del Sello, 14 de julio de 1494. Segovia ff. 358-364: “Otros y tenía fecha e edificada en el dicho lugar una fortaleza sin licencia nuestra en emulación del dicho logar e de toda la comarca donde se auyan fecho e fazían muchos males e dapnos, suplicaron nos que la mandásemos derribar”. 

[2] ADPBu. Sign. 2487. Proyecto de obra de restauración y cambio de uso como Parador del Castillo de Olmillos, propiedad de Turconsa, S.A., de Sotopalacios. En 2003, la pequeña fortaleza fue adquirida por Jusef Nasser Eddin y continuó las obras de rehabilitación y adaptación del castillo para uso hostelero. Después de dos años de restauración y con un proyecto que rondaba los tres millones de euros, se inauguró en la primavera de 2005.

[3] Escaragüaita: torrecilla esquinada de vigilancia.


BIBLIOGRAFÍA:

ANDRÉS ORDAX, S.: Las tierras de Burgos, Burgos, Diputación, 1994, pp. 71-72.
ÁVILA Y DÍAZ-UBIERNA, G.: Castillos de la provincia de Burgos, op. cit., p. 37.
BERNAD REMÓN, J.: Castillos de Burgos, op. cit., pp. 49-51.
-Idem (Coord.): Castillos de España, op. cit., pp. 943-946.
CADIÑANOS BARDECI, I.: Arquitectura fortificada…, op. cit., pp. 203-204.
-Idem: Castillos de Burgos, op. cit., pp. 47-49.
COOPER, E.: Castillos Señoriales…, op. cit., pp. 580-582.
CRUZ, Fray V. de la: Burgos, torres y castillos, Burgos, CAM., 1978, pp. 41-43.
DOMINGO MENA, A: Inventario…, op. cit., p. 8.
ESPINOSA DE LOS MONTEROS. J. y MARTÍN-ARTAJO SARACHO, L.: Corpus de Castillos Medievales…, op. cit., p. 326.
LÁZARO, F. (Dir.): Castillos de Castilla y León, op. cit., pp. 72-73.
LÓPEZ MATA, T.: La Provincia de Burgos, op. cit., p. 145.
MIGUEL OJEDA, G.: “Torres y Castillos…”, op. cit., p. 45.
MORENO GARCÍA, R. (1994): “Inventario de fortificaciones…”, op. cit., p. 58.
RILOVA PÉREZ, I.: Olmillos de Sasamón, iglesia, villa y fortaleza, Burgos, 1997.
-Idem: “El castillo de Olmillos de Sasamón y don Alonso de Cartagena, señor de vasallos”, Castillos de España, nº 130, (julio 2003), pp. 59-62.
-Idem: Autobiografía del Castillo de Olmillos, Burgos, Turconsa, 2006.
RIVERO, E. del: Rutas y paseos…, op. cit.,  p. 44.
SARTHOU  CARRERES, C.: Castillos de España, op. cit., 1979, p. 141.